martes, 16 de mayo de 2017

MI PRIMERA ALUBIA

Los alumnos de 2 años, han "plantado" su primera alubia. Les vemos supercontentos con el resultado

"Nos llevamos a casa las plantitas y allí, seguiremos cuidándolas ..... prepararemos la cosecha..!!!!




viernes, 12 de mayo de 2017

CIRUJANOS CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Un grupo de médicos españoles ha logrado operar a 2.000 personas y atender en consulta a más del doble en Turkana, Kenia, donde el calentamiento global se ceba con los pobres.

"Un quirófano allí es lo más parecido a un garaje en desuso: sucio, lleno de trastos, con las paredes desconchadas, donde la luz  funciona a ratos y el suelo está descascarillado"
CARMEN HERNÁNDEZ, CIRUJANA

para más información, pincha en la foto




martes, 9 de mayo de 2017

¿CÓMO AFECTA EL CAMBIO CLIMÁTICO A LOS PAÍSES?

El cambio climático tiene efectos devastadores en nuestro planeta. Sus consecuencias están aumentando tanto en frecuencia como en intensidad debido a un aumento del efecto invernadero. 

En la historia de la Tierra han existido varios cambios climáticos, sin embargo, este producido por el hombre es el más intenso. 
Su causa principal son las emisiones de gases de efecto invernadero que se vierten a la atmósfera por nuestras actividades industriales, agrícolas, de transporte, etc. Sin embargo, el cambio climático no afecta por igual a todos los países ya que funciona dependiendo de las características de los ecosistemas y de la capacidad de retención de calor de cada gas de efecto invernadero. 

¿Quieres saber más sobre ello? 
Pincha en la foto


miércoles, 3 de mayo de 2017

LAS OLAS DE CALOR PUEDEN ELEVAR LA MORTALIDAD HASTA UN 54%

Bilbao - Es lo que tiene el calentamiento global: estrés térmico para el planeta debido a la concentración de gases de efecto invernadero y olas de calor, cada vez más frecuentes e intensas, para sus habitantes. Y Euskadi no es un oasis en este sentido. De hecho, la geografía vasca ya conoce estos episodios meteorológicos extremos que el pasado mes de julio sin ir más lejos dejaron temperaturas por encima de los 40º; y también sus consecuencias más trágicas: la muerte por efecto directo o por el agravamiento de patologías existentes.
Y de seguir aumentando las emisiones de gases contaminantes sin que se adopten medidas de mitigación, el conjunto de la CAV se enfrentará a un incremento de esas olas de calor que podrían llegar a provocar un aumento de la mortalidad del 13% al 54% “en el escenario más desfavorable”. Así lo pone de manifiesto uno de los proyectos de adaptación al cambio climático cuyas conclusiones serán presentadas hoy en el Foro Klimatek.
Según el estudio del instituto vasco de investigación de cambio climático, BC3, las olas de calor son consideradas por la Organización Mundial de la Salud como uno de los fenómenos meteorológicos extremos “más peligrosos” con gran impacto sobre la salud de las personas. “El País Vasco no queda al margen de esta tendencia climática”, resumían los expertos del instituto vasco de investigación de cambio climático. Por eso, desde 2006 existe un Plan de prevención en situación de ola de calor que describe los efectos posibles de una situación de calor extremo sobre la salud de las personas e identifica los principales grupos de riesgo.
Para la realización del proyecto, el BC3 seleccionó cuatro municipios vascos que representan cada una de las zonas climáticas identificadas por Euskalmet: Donostia (zona costera), Bilbao (zona cantábrica interior), Gasteiz (zona de transición) y Laguardia (eje del Ebro). “En el escenario de emisión más desfavorable, es decir, en una situación en la que no se pongan en marcha políticas de mitigación y las emisiones sigan aumentando, los impactos permanecerán constantes aproximadamente hasta 2050, momento a partir del cual se observa un aumento significativo de los impactos, así como un aumento de la variabilidad de los mismos”, zanja el estudio.
Cuatro ejemplos En este escenario, la mortalidad aumentaría entre un 13% y un 54% en Bilbao, entre un 18% y 58% en Donostia y entre un 46% y un 54% en Gasteiz en el periodo 2020-2100. El decalaje, ilustraban, viene determinado por la existencia o no de procesos de aclimatación fisiológica. Tal y como manifestaba la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, “es necesario afrontar el que es sin duda es uno de los retos ambientales más urgentes y complejos al que se enfrenta la humanidad”. En este sentido, insistió en que las estrategias de cambio climático regionales “se configuran como instrumentos imprescindibles para dar una respuesta eficiente y responsable junto con el resto de países y regiones”.



ÁRBOLES URBANOS "INTELIGENTES" PARA REDUCIR LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE

El último informe de la Organización Mundial de la Salud sobre contaminación del aire indicaba que el 92% de la población de todo el mundo vive expuesta a altos niveles de contaminación, y cifraba en 6,5 millones las muertes causadas en 2012 por las partículas nocivas que se encuentran en el aire. Un problema que ocupa y preocupa a muchos gobiernos del mundo.
 Solamente en España, el coste sanitario asociado a la contaminación del aire en 2013, estuvo cerca de los 45.000 millones de euros, según el reciente estudio El coste de la contaminación atmosférica publicado por el Banco Mundial.
Entre tantos datos negativos que no dibujan un presente y un futuro inmediato nada halagüeños en las ciudades, un grupo de jóvenes profesionales se lanzó a buscar respuestas en la innovación tecnológica. Pero no solamente las hallaron en esta área. La solución a este problema enorme está basada en un sistema que lleva funcionando millones de años, nosotros utilizamos tecnología para hacerlo mejor.
Así lo expresaba en la conferencia Ecosummit Berlín 2015 Zhengliang Wu, uno de los creadores del ‘CityTree’, una estructura inteligente que ejercer labores propias de un árbol en entornos urbanos. Ya es posible pasear por París y encontrar en la Plaza de la Nación alguna de estas instalaciones como parte de un proyecto de Smart City para la ciudad del Sena. Estructuras de cuatro metros de alto que, según sus creadores, purifican el aire de las partículas perjudiciales para la salud, como el óxido de nitrógeno y el ozono, tal y como lo harían 275 árboles.

Este ‘árbol urbano’ une Internet de las Cosas (IoT) y el poder natural purificador del aire que tienen las plantas. Y lo hace mediante el uso de un tipo de musgo que forma una pared vertical conectada a un sistema con tecnología de IoT.
El musgo tiene una alta capacidad para captar la contaminación del aire de su alrededor, que posteriormente convierte en su propia biomasa. Este musgo se come, literalmente, las partículas contaminantes, explica Dénes Honus, CEO y confundador de Green City Solutions, la startup alemana responsable de esta solución tecnológica.

martes, 2 de mayo de 2017

REPRESENTACIÓN EN EL FORO INTERESCOLAR


El 27 de abril las alumnas de 1º ESO, Nerea y Alicia, representaron al Colegio en el Foro Interescolar de Agenda 21 junto con más alumnos procedentes de 55 centros escolares de Bilbao. Se llevo a cabo en el Centro Cívico de Otxarkoaga-Txurdinaga.  Representantes del Ayuntamiento de Bilbao dieron respuesta  a las propuestas medioambientales y a las peticiones que planteó el alumnado el curso anterior y  presentaron sus acciones para reducir el impacto mediambiental del transporte público. En el mes de junio se trasladarán estas propuestas al Ayuntamiento de Bilbao.

Para más información















lunes, 1 de mayo de 2017

LAS CINCO PRINCIPALES CAUSAS MUERTE EN LOS NIÑOS MENORES DE CINCO AÑOS GUARDAN RELACIÓN CON EL MEDIO AMBIENTE

De acuerdo con dos nuevos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de una cuarta parte de las defunciones de niños menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental. 


Cada año, las condiciones insalubres del entorno, tales como la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno, la insalubridad del agua, la falta de saneamiento y la higiene inadecuada, causan la muerte de 1,7 millones de niños menores de cinco años.
En el primer informe, titulado La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente, se indica que una gran parte de las enfermedades que se encuentran entre las principales causas de muerte de los niños de un mes a 5 años —como las enfermedades diarreicas, el paludismo y las neumonías— pueden prevenirse mediante intervenciones que reducen los riesgos ambientales, tales como el acceso al agua potable y el uso de combustibles menos contaminantes para cocinar.
La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, señala que «la insalubridad del medio ambiente puede ser letal, especialmente para los niños pequeños, que son especialmente vulnerables a la contaminación del aire y el agua debido a que sus órganos y su sistema inmunitario se están desarrollando y a que todo su cuerpo, en especial sus vías respiratorias, es más pequeño».
La exposición a sustancias peligrosas en el embarazo aumenta el riesgo de prematuridad. Además, la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior y la exposición al humo de tabaco ajeno aumenta el riesgo que corren los bebés y niños en edad preescolar de contraer neumonías en su infancia y enfermedades respiratorias crónicas (por ejemplo, asma) durante toda la vida. La contaminación del aire también puede aumentar el riesgo de sufrir cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer a lo largo del ciclo de vida.

Las cinco principales causas de muerte en los niños menores de cinco años guardan relación con el medio ambiente

En el otro informe, titulado ¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil, se ofrece un panorama general de las consecuencias de la contaminación del medio ambiente en la salud de los niños, aportando datos que ilustran la magnitud del problema. Cada año:
  • 570 000 niños menores de cinco años fallecen como consecuencia de infecciones respiratorias (entre ellas las neumonías) causadas por la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • 361 000 niños menores de cinco años fallecen a causa de enfermedades diarreicas debidas al acceso insuficiente a agua salubre, saneamiento e higiene.
  • 270 000 niños fallecen en el transcurso del primer mes posterior al parto por diversas causas —entre ellas la prematuridad— que podrían prevenirse proporcionando acceso a agua potable y a instalaciones de saneamiento e higiene en los centros de salud, y reduciendo la contaminación del aire.
  • 200 000 defunciones por paludismo de niños menores de cinco años podrían evitarse actuando sobre el medio ambiente, por ejemplo, reduciendo el número de criaderos de mosquitos o cubriendo los depósitos de agua.
  • 200 000 niños menores de cinco años mueren a causa de lesiones o traumatismos involuntarios relacionados con el medio ambiente, como envenenamientos, caídas y ahogamientos.

Factores de riesgo ambientales actuales y emergentes para la salud infantil

La Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de la Salud de la OMS, señala que «la contaminación del medio ambiente tiene un altísimo costo para la salud de nuestros hijos. Toda inversión encaminada a eliminar los riesgos relacionados con el entorno, como la mejora de la calidad del agua o el empleo de combustibles menos contaminantes, reportará mejoras importantes para su salud».
Un ejemplo de riesgo emergente son los residuos eléctricos y electrónicos (por ejemplo, los teléfonos móviles usados) que, al no ser reciclados adecuadamente, exponen a los niños a toxinas que pueden afectar a sus aptitudes cognitivas y causar déficits de atención, lesiones pulmonares y cáncer. Se ha estimado que, entre 2014 y 2018, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se incrementarán en un 19% y alcanzarán los 50 millones de toneladas.
Debido al cambio climático, están aumentando las temperaturas y las concentraciones de dióxido de carbono, factores que favorecen la producción de polen, que se ha asociado a un incremento de las tasas de asma en los niños. Entre un 11% y un 14% de los niños de cinco años presentan síntomas de asma, y se estima que el 44% de esos síntomas guardan relación con la exposición a riesgos ambientales. La contaminación del aire, la exposición al humo de tabaco ajeno, y el moho y la humedad de los espacios interiores agravan el asma en los niños.
En los hogares que no tienen acceso a servicios básicos, como el agua potable y el saneamiento, o en los que se respira el humo de combustibles contaminantes, como el carbón o el estiércol utilizados para la cocina y la calefacción, los niños corren un mayor riesgo de contraer enfermedades diarreicas y neumonías.
Los niños también están expuestos a productos químicos nocivos contenidos en los alimentos, el agua, el aire y otros productos de su entorno. Los productos químicos, como los fluoruros, los plaguicidas que contienen plomo y mercurio, los contaminantes orgánicos persistentes y otras sustancias presentes en productos manufacturados pueden acabar entrando en la cadena alimentaria. Asimismo, aunque la gasolina con plomo se ha eliminado casi por completo en todos los países, muchas pinturas contienen este metal y pueden afectar al desarrollo del cerebro.

Medidas para que los niños vivan en entornos saludables

La reducción de la contaminación atmosférica dentro y fuera de los hogares, el acceso a agua potable, el saneamiento y la desinfección (en especial en los paritorios), la protección de las embarazadas frente al humo de tabaco ajeno y las medidas de higiene del entorno pueden prevenir muchas muertes y enfermedades infantiles.
Es necesario el trabajo conjunto de varios sectores gubernamentales, que pueden trabajar juntos para aplicar las siguientes medidas:
  • Hogares: usar combustibles no contaminantes para la cocina y la calefacción, sin mohos ni plagas, y eliminar los materiales de construcción contaminantes y las pinturas que contienen plomo.
  • Escuelas: garantizar el saneamiento y la higiene, crear entornos sin ruido ni contaminación y promover una buena nutrición.
  • Centros de salud: garantizar el abastecimiento de agua potable, el saneamiento, la higiene y el suministro eléctrico sin cortes.
  • Urbanismo: crear más zonas verdes y espacios seguros para los peatones y los ciclistas.
  • Transporte: reducir las emisiones y ampliar el transporte público.
  • Agricultura: reducir el uso de plaguicidas peligrosos y erradicar el trabajo infantil.
  • Industria: eliminar adecuadamente los residuos peligrosos y recortar el uso de productos químicos nocivos.
  • Sector de la salud: hacer un seguimiento de los resultados sanitarios y educar a la población sobre los efectos de la salud ambiental y la importancia de la prevención.
En el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los países están trabajando para alcanzar una serie de metas que pueden orientar las intervenciones en materia de higiene del entorno en que viven los niños y poner fin a las muertes prevenibles de los recién nacidos y los niños menores de cinco años de aquí a 2030. Además del SDG 3 («Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades»), el logro de otros ODS permitirá mejorar el acceso a agua salubre, el saneamiento y la higiene; llevar a cabo la transición a energías no contaminantes para mejorar la salubridad del aire, y revertir el cambio climático, unas metas que, sin duda, tendrán efectos positivos en la salud de los niños.

Informes de la OMS